TRATAMIENTO DE CICATRICES

Producto de los traumas sufridos, se presentan diferentes tipos de cicatrices, en la mayoría de los casos si no son bien manejadas con resultados poco estéticos y otros por factores hereditarios

De los fenómenos más frecuentes son las cicatrices anchas, en las que por una mala técnica de sutura o por mala orientación de la herida la cicatriz que inicialmente es una línea con el tiempo se va ampliando hasta que se hace bastante evidente.

Los otros fenómenos que se pueden presentar son la cicatriz hipertrófica y el queloide, problemas que pueden ser por factores hereditarios, en los que la cicatriz se forma en exceso, la primera luce elevada y en el segundo caso sobrepasa los límites de la herida convirtiéndose en prácticamente una tumoración benigna que continúa creciendo.

En algunas ocasiones estas cicatrices son dolorosas o pueden causar prurito (picazón) y por tanto es indicación para ser tratadas

El tratamiento para estos problemas de cicatrización comprende un espectro amplio que va desde los medios físicos como las cremas, láminas de silicón, la infiltración de las cicatrices con medicamentos, hasta incluso la cirugía que en la mayoría se realiza con anestesia local y de forma ambulatoria.